OTAKING!
Now Reading
[OPINIÓN] ¿Chuunibyou o “THE REAL SHOUJO”?
Contents

#PAWAdictos! Soy Jakito y en este primer artículo comparto con ustedes mi análisis y opinión acerca de “映画 中二病でも恋がしたい!: -take on me- movie” y de la idea de la serie, donde este aspecto del Chuunibyou conecta con el adolescente, ese “ser que adolece” y no se muestra a menudo, ¿Cómo es este proceso para una niña? ¿Qué es, finalmente, la identidad, y el crecimiento?

Esta serie, cuyo nombre completo es “Chūnibyō Demo Koi ga Shitai! (映画 中二病でも恋がしたい!)”, está muy infravalorada por todos. Pasa por ser la típica serie sobre una joven que no se comprende su propia idiotez, pero si uno la ve con la mente abierta, tiende a captar realmente el mensaje hardcorecrítico a todo lo social, y de paso, cambia algunos juicios pre-concebidos que tenemos sobre nosotros mismos.


Primero: Tiene trasfondo. Es decir, habla de algo diferente a lo que puedes captar a primera instancia, y necesitas harto examen para entenderlo del todo, como el que tardas en entender que la Caperucita Roja no habla de desobediencia sino de prevención del abuso sexual. En este caso el trasfondo es harto mas obvio y claro, llevado a cabo magistralmente mientras te venden la pomá que la cabra chica está loca, o que es testaruda.

Segundo: El personaje evoluciona a su ritmo. Su “síndrome de Peter Pan” no le es gratuito a su familia. Es una resistencia y una forma bastante inteligente de presentar contracultura. Se refieren como “Escapísmo” a esta forma de negarse a enfrentar la realidad que no le brinda nada interesante, que la desgarra y le obliga a ser esa mujer obediente y sensual que quieren que sea, todo a su tiempo. Es una pataleta fenomenal, donde los obliga a mirarla como un ser humano, ya no una muñeca pasiva, sino alguien que necesita transformar su propia realidad. Cada vez que actúa como el ojo maligno, le grita a su familia que no le dieron ningún poder de decisión sobre sus propias emociones, que la trataron como alguna muñeca, impidiéndole crecer realmente.

Tercero: Habla desde cómo crecemos las mujeres, cual es el real paso de niña a mujer mezclando el tema del egoísmo y la voluntad. Hay repocos ejemplos de desarrollo de eso, lo he visto mucho mas explorado en cómic independiente que literatura y es porque es un tema incómodo.

Del mismo autor de Kyoukai no Kanata, No Game No Life Wolf Children, es en Chūnibyō Demo Koi ga Shitai donde despliega esta forma de ser adolescente, como una forma de adolecer, de que te falta algo para ser considerado persona. También es al tema que se refiere en The Girl who leapt through Time, película que es muy recomendable, pero nos dedicaremos hoy a la pequeña Rikka.

Lo triste de la última entrega, la película es que habla de la domesticación de esta suerte de locura. La histeria se define bajo los comportamientos extraños o desviados de la normal que tendría una mujer como consecuencia del movimiento ilógico del útero dentro del cuerpo, y hubiera sido la explicación del siglo XIX del comportamiento de Rikka. Fuera del mundo, se niega a adaptarse, adquiriendo un comportamiento agresivo disfrazado simpáticamente de poderes mágicos.

Es triste cuando ella contempla el anillo, y dice “siento que absorbe cada vez mas mi poder”. Sabe que su tras la renuncia a esta personalidad alterna que ha construido se encuentra la vida adulta, aceptar su sexualidad implica dejar de ser la usuaria del ojo maligno, y al final, ella no es quien elige. Es él, harto tal vez que nada avance. Listo para crecer. En este círculo, hay una inversión de género. Debió haber sido ella quien daba las luces, la seguridad, y es maravilloso que sea él quien sienta la seguridad sobre el no-cambio, afirmando; “te amaré aún si ambos cambiamos”, pero la realidad es otra. Y es aquí donde entra Mefistófeles.

¿Recuerdan esa novela de Goethe que quizá los aburrió a muerte en la media? Se llama “Fausto“. Bueno, tal vez ya no hablen de los alemanes románticos, pero a grandes rasgos;

Trata sobre un hombre, Fausto, que hace un pacto con el demonio. Muy filosófico, una de sus tramas es sobre Gretchen, o una mujer que este demonio otorga al protagonista. Ella, seducida, accidentalmente envenena a su madre para tener mayor intimidad con él, y en el fondo, ella sabe que al momento de entregarse, ya no tendrá valor a sus ojos. Ella se sabe en el cambio de paradigma de este amor de caballeros y damas, y aún así, elige sabiendo que está condenándose.

Eso mismo es el dilema de Rikka, quien desea a Yuuta, pero no quiere perderse, dejar ir esa artificialidad que ella llama su propia identidad. Ella es egoísta, porque en este empuje sabe que lo está dañando, pero es más cómodo el tal vez, el quizá mañana, y desea seguirlo siendo. No quiere ser aquella que la pasa tan mal, luchando sola, como su hermana, ni esa mujer felpudo que es su madre. Quiere ser ella misma, y lo terrible es que esa misma identidad, ese mismo desarrollo, le cierra las puertas a serlo en realidad.

Igual que Goethe se refiere al cambio de paradigma de la situación de la mujer en un mundo industrializado, Yuuki Hanada habla del fin de la adolescencia en un mundo donde no hay infancia. A Rikka se le negaba la posibilidad de identidad, de duelo, de dolor. Ella no tenía derecho a reclamar ser desarraigada, ni a llorar su orfandad. Esta niña tenía que obedecer, ser feliz cuando se lo dijeran y a pesar de quedar igualmente atrapada en la imposibilidad de crecer dentro de los límites de su mundo, es un grito terrible, un pataleo enorme que llora respeto. ¿Respeto a qué? Te preguntarás, lector, pero Rikka no existe para divertirnos con sus ensoñaciones (como Papelucho), sino para recordarnos un aspecto doloroso de una infancia ignorada. De que nadie bajaba a mirarla a los ojos, más que su padre.

Este mundo donde se refugia, entonces, es acerca de la falta de poder sobre su propia existencia. Ella debió transformarse en la usuaria del ojo maligno para luchar con demonios que figuró sólo porque no hubo nadie que le enseñara sobre cómo llevar sus emociones.

Finalmente, lo encuentro una advertencia. No sólo por el abandono psicológico que vive Rikka, que en Chile se traduce en comprarle juguetes demás a los hijos, sino por cuestionarnos dos cosas:

  • Una, es sobre ese momento donde perdimos la inocencia, más allá de lo sexual, donde nos dimos cuenta que los adultos alrededor no tenían idea de cómo funciona el mundo y los sabíamos equivocados, pero no fuimos escuchados. Por lo mismo, quedarse atento a cuando haces esa decepción, tener un plan B.
  • Y por otro lado, revisar cuales son nuestros chuunibyou. Cuando trabajaba en oficina,en un momento hablé de eso, y una compañera me dijo “ahh es que yo en Octavo básico me creía grande, empecé a fumar y salir a bailar”. ¿Y qué haces ahora? Le pregunté. “Fumar y bailar”, fue su obvia respuesta. Le he preguntado a mucha gente… y creo que no he conocido adultos funcionales que hayan superado realmente sus chuunibyou. Sólo bajan el volumen.

El tema de Rikka no es su cuento de creerse el ojo maligno, es acerca del momento que escoje para serlo.

Si quieren ver Chūnibyō Demo Koi ga Shitai! (映画 中二病でも恋がしたい!), aún está disponible en AnimeFLV (el CrunchyRoll pobre) la película: https://animeflv.net/anime/5193/chuunibyou-demo-koi-ga-shitai-movie-take-on-me

Y ahora sí que termino, es muy parecido a la canción de Gati, de Los Momentos:

Cada uno aferrado a sus dioses
producto de toda una historia
los modelan y los destruyen
y según eso, ordenan sus vidas.

“Nos hablaron, una vez cuando niños
del futuro que cuando grande
ahí murieron ya los momentos.
Sembraron así sus semillas
les tuvimos miedo, temblamos, y en eso se nos fue la vida”.

Comentarios

comentarios

What's your reaction?
50%
50%
0%
0%
0%
0%
About The Author
jakito
Escritora, ensayista, teórica del Arte. Autora de "Otaku: Cuatro décadas de cultura popular japonesa en Chile" y "Kawaii: blondas, caramelos y sesos".